Alineación y plantilla del Alavés 2018/19Alineación y plantilla del Athletic 2018/19Alineación y plantilla del Atlético 2018/19Alineación y plantilla del Barcelona 2018/19Alineación y plantilla del Betis 2018/19Alineación y plantilla del Celta 2018/19Alineación y plantilla del Eibar 2018/19Alineación y plantilla del Espanyol 2018/19Alineación y plantilla del Getafe 2018/19Alineación y plantilla del Granada 2018/19Alineación y plantilla del Leganés 2018/19Alineación y plantilla del Levante 2018/19Alineación y plantilla del Mallorca 2018/19Alineación y plantilla del Osasuna 2018/19Alineación y plantilla del Real Madrid 2018/19Alineación y plantilla del Real Sociedad 2018/19Alineación y plantilla del Sevilla 2018/19Alineación y plantilla del Valencia 2018/19Alineación y plantilla del Valladolid 2018/19Alineación y plantilla del Villarreal 2018/19
22/06/19 @elpase_

Teorizando acerca del nuevo Valencia

¿Podría conseguir el Valencia ser el nuevo Barcelona? ¿Podrían los chés ser sucesores de ese juego maravilloso de toque y posesión que nos hizo campeones de Europa y el mundo? Quizás esa utopía este más cerca de lo que creemos.

Teorizando acerca del nuevo Valencia

Si en toda esta algarabía de flamantes luces de neón y coloridos fuegos artificiales en que se convierte la prensa deportiva durante el mercado estival hay algo cierto, lo que llega acerca del Valencia de Marcelino tiene muy buena pinta.

Debo decir que aquí el posesivo utilizado en el párrafo anterior es meramente ornamental. Dudo que Marcelino esté construyendo él a este Valencia desde los cimientos cual mánager de la Premier (este tema lo tocaré en otro artículo añadiendo mi visión de esa particular liga), pero desde luego sí que creo que su opinión se tiene muy en cuenta en los despachos y que de oficinas para fuera, es el arquitecto absoluto del juego visto en Mestalla. Más que nada porque los de traje y corbata poco o nada saben de entrenar, de lo contrario no le dejarían ni eso.

No es baladí lo dicho del técnico asturiano, por supuesto, incluso más mérito tiene quien hace jugar y luchar a un equipo cuyos jugadores han sido impuestos que quien ha podido elegirlos a dedo. Pero Marcelino, entrenador –que no manager- al que respeto y veo de los mejores nacionales, se antoja más en este proyecto ché como ese viejo marinero que repite las órdenes del capitán del barco en lugar de llevar él mismo el timón.

Dejando esta premisa, el nuevo rumbo se antoja interesante por varios factores, sobre todo en uno que estimula mi imaginación y me hace soñar acerca de un posible plan valencianista: emular el modelo Barça.

Modelo Barcelonista

En mi cabeza de pensamientos casi febriles, a alguien en las oficinas de Mestalla se le habría ocurrido una manera rápida y fácil de crear un equipo que juegue bien y sea competitivo, y es cogiendo a aquellos jugadores de sobrada calidad que han aprendido a jugar desde pequeños con ese denominado “ADN Barça”, pero que por tener a grandes e intocables estrellas por delante no han tenido las oportunidades necesarias para brillar.

Ese juego asociativo, preciosista, de toque y posesión que se enseña en La Masía, aunque por etapas no disponga de la generación con la calidad necesaria para llevarlo a cabo como una expresión máxima de arte, sigue siendo uno de los trabajos más admirados en el mundo del balompié. Puede que hoy día la cantera del Barcelona, de seguro de las mejores de España, no tenga la calidad de años atrás que nos llevó a ser campeones del mundo, pero la promoción inmediatamente siguiente a los Iniesta, Xavi y compañía sin duda demostraron que podían realizar un juego muy similar y brillante. Y ya que el Barcelona no les dio la oportunidad de mostrarlo al mundo, ¿por qué no otro equipo los reúne y se las da?

Con la supuesta llegada de Rafinha y Denis Suárez, el Valencia ganaría no sólo calidad, sino entendimiento y familiaridad. Los criados en Can Barça de tan similar generación juegan de libro y con los ojos cerrados. Se entienden con simples gestos y ven los movimientos de sus compañeros antes que éstos los ejecuten.

Denis puede actuar de interior o extremo, hacer de un Iniesta o un Pedro. Rafinha es un volante de calidad, un mediocentro con una visión de juego y técnicas excepcionales que puede conducir perfectamente las jugadas.

Pero, ¿por qué parar en ellos dos?

Cillesen, porterazo que ya sabe lo que es la colocación necesaria para hacer de líbero y apoyar en el movimiento del balón si hace falta, con un muy buen juego de pies y un pase largo a los extremos ya bien entrenado en la filosofía de juego culé. Si llegase por Neto, es una ganga.

Marc Bartra, no creo que saliese muy caro traerle y tendrían un central que sabría entenderse con el medio campo, de gran velocidad, colocación, juego aéreo y salida de balón.

¿Seguimos soñando?

Para mí, Halilovic. Una conducción de balón maravillosa, un gran cambio de ritmo, buen regate y más que decente tiro lejano. Yo sigo creyendo en él y como interior o extremo derecho creo que con la confianza y minutos necesarios puede ser muy grande.

Paulinho, 30 años, puro músculo, calidad y gol en el medio campo. Nunca fue un jugón, pero terminó demostrando que se acopla bien a ellos y sabe ser un buen escudero.

Y si a esto le sumamos un hombre gol como Rodrigo, un velocista y artista del regate como Guedes y un Gayà y Parejo que pueden hacer de Alba y Xavi respectivamente, el Valencia podría estar ante una de las plantillas con mejor juego de la liga.

También tendrían ya a su Sergi Roberto en Wass, un mediocentro reconvertido en lateral que ayuda a la asociación fácil, a la distribución del balón en una zona complicada, organizando jugadas desde la derecha.

Otros nombres podrían ser Pedro y Cesc, pero tanto por edad, ficha, como situaciones de sus clubes, dudo que aterrizasen en Valencia.

¿Quizás Sandro y Munir? Aún recuerdo ese inicio fulgurante en 2014. El buen sabor de boca que dejaron sigue siendo su renta y principal carta de presentación.

El canario creo que encajaría de perlas en este modelo, tanto alternando puesto con Rodrigo como siendo la referencia principal si acaso se tuviese que vender al hispano-brasileño para recaudar dinero.

El caso de Munir lo veo más complicado porque ya pasó por el equipo del Turia y fue una decepción. No obstante, aquel no es el Munir de ahora, más formado y más hombre. Tampoco tenía a su lado a su lado a estos jugadores que entenderían el fútbol como él.

Sólo queda una duda, ¿quién haría de Messi? ¿Sobre quién lanzar el balón cuando nada sale y se necesita a esa figura de calidad que pueda resolverte el partido? Quizás sea ahí donde deba ir la verdadera inversión. Dudo que todos los fichajes mencionados, entre acuerdos de cesión y demás, salgan muy caros.

Que sea en esa figura donde debiese recaer todo el presupuesto. Un nombre que ilusione. Un nombre que de miedo a los rivales. Un nombre que marque las diferencias y sobre el que cimentar este interesante proyecto.

Teorizando acerca del nuevo Valencia

¿Griezmann?

Ya que dicen que el Barcelona duda, quizás se le podría convencer (o simplemente están esperando al 1 de julio para hacerlo oficial). Con que hiciese lo que ya hizo en el Atlético pero rodeado por un juego no tan defensivo, podríamos estar hablando de un verdadero espectáculo.

¿Dybala?

Este sería el primer nombre que se viene a mi cabeza. En este equipo sería muy grande y lo tiene todo para ser uno de los más que inmediatos emperadores del fútbol. Técnica, visión de juego, velocidad, gol y desborde.

¿Quizás Alexis Sánchez podría convertirse en esta referencia?

Me parece también una seria apuesta. No es el perfil pero, ¿quién dice que no pudiese serlo con los mimos y galones necesarios? Con la psicología adecuada podría convertirse en la estrella que es con su selección.

Sin duda debe ser una figura que se mueva en los ¾ y sea capaz no sólo de materializar, sino de llevar el equipo a las espaldas desde la zona de creación. Alguien que no se esconda y pida el balón.

Con esto no quiero decir que la plantilla actual del Valencia necesite un cambio radical. Hay muchos y buenos que también tendrían un papel importante, como pueden ser Kang In Lee o Ferrán Torres, de los que estoy enamorado, y Carlos Soler, por supuesto, a los que habría que ir dando minutos progresivamente para hacerles crecer.

Pero todos los demás, para hacer caja. Y conseguir con ellos terminar de apuntalar un buen equipo.

A muchos esta idea de equipo de seguro le parece innecesaria y/o ridícula, pero yo mantengo mi opinión de que daría muchas alegrías.

Sea como sea, esto no es sólo teorizar. Porque de ilusiones también se vive, reza un viejo refrán.

Artículos relacionados